xº

Un Millón

P. Félix Jiménez Tutor, escolapio.....

.  

 


La Biblia tiene su número mágico, el 7.

El primer 7 bíblico es el 7 de los 7 días de la creación, día bendecido y santificado: “Dios bendijo el día séptimo”. El último, lo encontramos en el libro del Apocalipsis: “Id a derramar en la tierra las 7 copas de la ira de Dios”.

El número 7, expresión de la plenitud, la totalidad y la perfección, se repite machaconamente en la Biblia. Yo, cada vez que lo encuentro, lo subrayo. Me sabe bien. Su antónimo es el 6, imperfección, día de la creación del hombre.

Los hombres, en la jodida cotidianidad, también invocan sus números mágicos, los de la suerte, los que dan calambres de arriba abajo, éxtasis nada matemáticos, al número 7, poesía bíblica, lo reenviamos al “séptimo cielo”, nosotros necesitamos algo más terrenal, más tangible.

“UN MILLÓN”, palabra mágica, es el orgasmo redondo al que aspira el hombre corriente, nunca conseguido ni con pastillas de colores.

La palabra “UN MILLÓN” tiene una larga historia literaria, musical, televisiva, religiosa…

Insomnio, poema de Dámaso Alonso, “Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres”, lo recitábamos como un salmo por los claustros de Irache.

“Yo quiero tener un millón de amigos” no faltaba nunca en veladas y oraciones.

“Un millón de muertos” de J.M. Gironella, nunca leído, siempre aludido.

UN MILLÓN de cicatrices, de sueños, de recetas, de besos, de gracias…

Who wants to be a Millionaire? La televisión, además de entretener y distraer, hace millonarios.

Los hombres, enfermos de “yoitis”, aburridos en sus cubículos, se evaden en la cultura del entretenimiento, en masa y en la masa hacen número, UN MILLÓN de fans.

La religión, frenesí, show a gran escala, ya en el Rocío, Caravaca, Santiago, la Meca, Kumb Mela…ya en las romerías locales está “in”.

En la religión sólo nos quedan los números millonarios de la religiosidad popular y los números menguantes de la Religión. La relación con Dios, el totalmente otro y totalmente necesario está “out”..

La Virgen del Rocío ha reunido en Almonte UN MILLÓN de devotos enfervorizados, fans descontrolados, no han rondado como caballeros enamorados a su reina, han forzado sus

puertas y la han zarandeado, paseado, cantado y adorado. La Salve Rociera es la Summa teológica de los caballeros de las marismas.

Los conciertos de Taylor Swift y los de los Violadores del Verso, los Estadios de Futból, las Manifestaciones Reivindicativas, las Celebraciones de los Triunfos, la Plaza de San

Pedro…necesitan las Masas, los Números, para existir.

El demonio numérico es el enemigo de la Religión. Las fotos de las iglesias vacías, ámbitos de paz y de descanso, son bellas, ausentes los adoradores, Dios presente lo llena todo y lo es todo.