MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELES - CICLO A

 Noveno Domingo del Tiempo Ordinario

P. Félix Jiménez Tutor, escolapio

   

 

 Escritura:

Deuteronomio 11, 18.26-28; Romanos 5, 21-25.28;
Mateo 7, 21-27

ENTRADA

Bienvenidos todos a nuestra área de descanso, a nuestra iglesia.

Hemos celebrado estos últimos domingos unas fiestas hermosas y populares.

Hoy, nos congregamos para avivar nuestra fe y edificar nuestra vida sobre la roca que es Cristo el Señor. La fe es el cemento que mantiene firme y unida a nuestra Iglesia.

Entonemos el canto de entrada.

PRIMERA LECTURA

Invitación al pueblo de Dios a interiorizar la Palabra y los mandatos de Dios.

Para los que la escuchan y la practican Dios promete su bendición.

Que la bendición del Señor se derrame sobre nosotros este domingo.

Escuchemos la proclamación de la Palabra de Dios.

SEGUNDA LECTURA

Todos, judíos y gentiles, somos justificados y reconciliados por la fe en Jesucristo.

Fe en el corazón y fe en la vida cotidiana es el comienzo de nuestra salvación.

Escuchemos la proclamación de la Palabra de Dios.

EVANGELIO

La vida cristiana con sus ritos y sus organizaciones, sus fiestas y sus procesiones sin la presencia viva y activa de Jesucristo es nada.

El edificio de nuestra vida tiene que estar habitado por su constructor, Jesucristo.

Sin Él puede ser cualquier cosa menos edificio cristiano.

Escuchemos la proclamación del evangelio.

ORACIÓN DE LOS FIELES

  1. Oremos por el Papa, los obispos y los sacerdotes para que animen y despierten la fe y la alegría en los cristianos.

  2. Oremos por los gobernantes de las naciones para que este mundo que es de todos sea más humano, más justo y más solidario.

  3. Oremos por los necesitados, los que no tienen trabajo, y los que luchan por sobrevivir para que las sociedades ricas sean más generosas y más justas.

  4. Oremos por los jóvenes que viven centrados en su pequeño mundo para que se abran a los grandes problemas del mundo.

  5. Oremos por los difuntos de la parroquia y (nombres…) para que descansen y gocen en la casa del Padre.